viernes, 15 de abril de 2016

WALKING UN(DEAD)CIMA

- La expedición madridista rumbo a Milán.

Otro añito más en semis Champions. Y ya van 6 veces en que lo único invariable del bombo de semifinales ha sido la bola del Real Madrid. Que de esas 6 únicamente hayamos levantado la orejona en una ocasión llama significativamente la atención.Demuestra nuestro tremendo potencial en esta competición, completamente desperdiciado por no hacer las cosas bien desde el principio ni seguir una linea continuista.

También conocemos ya al rival que se intepondrá en nuestro camino a la undécima: el Manchester City de nuestro añorado Pellegrini. Y como viene siendo habitual, han comenzado los tradicionales lloros colcho/culerdo/antimadridistas que nos acusan de equipo favorecido, bolas calientes Franco ha vuelto bla bla bla. Hubieran dicho lo mismo de tocarnos el Atleti o el Bayern. Así que, que la chupen.

Personalmente era el equipo que prefería en este cruce. No por lo asequible, que no pienso que lo sea. Sino por un tema extradeportivo: otro choque con el Atleti (el tercero en tres años) ya aburre, y es de esos encuentros que dan más que hablar fuera que dentro del campo en nombre de la "rivalidad": entradas duras, falta de respeto, forofos encendidos, el Cholo haciendo el subnormal,el mono Burgos queriendo agredir a alguien de nuestro equipo técnico,  y lloros; tanto si ganan como si pierden.

Tres cuartos de los mismo el Munchen. Enfrentarse al Bayern, es casi como enfrentarse al Barça desde el punto de vista extradeportivo: para la culandra Guardolona el Madrid siempre será el Madrid entrene a quien entrene, y no hace falta recordar que no nos tiene mucho cariño: nos odia porque su condicionamiento mental así se lo ha dicho como hacen con tantos niños culés desde que se instaló el pensamiento único en el "país pequeño". Tampoco faltarán los (vomitivos) paralelismos entre el Bayern y el Barça por parte de la prensa afín hasta convertirlo en otro clásico con su propaganda "provalors" impostados.

No. Personalmente prefiero mil veces al Man City. A ellos les importa un pimiento que el otro rival sea el Real Madrid. Sólo quieren jugar al fútbol, en lugar de buscar convertir el encuentro en un absurdo aquelarre donde volcar toda su bilis, su frustración y sus complejos.

¿Y cómo llega el equipo blanco a este cruce? Desde que levantáramos la Décima llevamos dos años vagando como muertos vivientes por esta y el resto de competiciones; apestando a muerto y tan podridos que cuesta creer que sigamos en pié. Pero por alguna razón inexplicable seguimos caminando en Champions, devorando carne humana a nuestro paso, y encima se nos vuelve a poner a huevo meternos a espuertas en otra final . Y eso son solo 3 partidos en los que debemos aparentar ser un equipo decente. Como bien dije en otra entrada, la liga también se nos ha puesto "no imposible"aunque sigue sin estar de nuestra mano. Por otro lado parece una utopía que los de Zidane mantengan la concentración otros 6 partidos además de los que restan de Champions...Ahhh, pero la undécima orejona está sólo a 3 partidos.

Será alzarse con la Undécima, o nada. La gloria o la muerte. Ganar o mamar. 

1 comentario:

  1. Ganar, ganar, ganar y volver a ganar........ Y la Liga está ahí. De nosotros depende, sólo de nosotros.

    ResponderEliminar