sábado, 6 de septiembre de 2014

BACK TO PELLEGRINISMO

- ¿Me echabais de menos?


La primera derrota del Real Madrid en Liga (no habiendo disputado más de dos jornadas) ha causado el ya habitual brote de histeria madridista. Histeria que empezó a gestarse con las precipitadas salidas de Di María y Xabi Alonso, y luego durante el partido contra la Real al percatarnos que para darle la vuelta a un marcador adverso teníamos que tirar de Khedira y Arbeloa cuando  antes teníamos al Fideo y al comegulas par hacer las veces de "señor Lobo".

Pero hay algo más: una plantilla descompensada,  la sensación de que se ha fichado cara a la galería pasándose por el bulto el criterio del entrenador, jugadores completamente desconcentrados y extremadamente relajados , haciendo lo que les sale de la taleguilla  dentro(¿por qué demonios Ramos tiene que rematar todos los malditos centros de cabeza?) y fuera del campo (Cristiano tras la derrota de la Real: "yo lo habría hecho diferente" WTF???), y un míster que ante el desastre únicamente le han dejado como recurso, poner buena cara y sonreir. 

Cómo me recuerda esto a la época de Pellegrini, tras la segunda venida del Ser Superior, quién se encomendó la ardua tarea de resolver lo que él mismo se encargó de mandar a la mierda tres años antes. Finalmente de aquella infructuosa temporada acabamos culpando al míster chileno, pero durante buena parte de la temporada fuimos conscientes de que el problema estaba en  el penoso diseño deportivo surgidos del capricho de dos individuos que no tienen ni p... idea de fútbol (¡haremos una superproducción!), y de los asquerosos medios, capaces de tirar por tierra un proyecto deportivo sólo para proteger los intereses de "sus protegidos" dentro del vestuario.

Con Tito Floren es mejor que se vayan acostumbrando a esta premisa: económicamente es capaz de darle al Real Madrid una dimensión internacional prácticamente hegemónica y privilegiada. Nadie mejor que el señor Pérez para convertir al Real Madrid en el club más rico y poderoso del mundo. Pero deportivamente es como si nuestro club de los amores estuviera en manos de Dimitry Piterman.    


1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo, se ha desmantelado un equipo que hace tres meses era el que iba a marcar un ciclo y ahora de nuevo tiene que ensamblar piezas con la temporada ya empezada. Malísima planificación.

    Un saludo

    ResponderEliminar