lunes, 3 de marzo de 2014

ATL. MADRID 2 - REAL MADRID 2: EL MADRID SALE VIVO DE LAS NAVAJAS


Si hay partidos que deciden un título de Liga, son estos. Resultaba vital salir del Calderón puntuando para no perder el liderato y así ha sido. Muchos esperábamos una victoria. No pudo ser. Se antojaba igualdad máxima en el derbi y en casa del máximo rival. Por ello, este empate casi sabe a victoria con el objetivo cumplido, y la derrota moral de un rival que lleva ya varios partidos sin saber lo que es ganar.

Nos plantearon un encuentro a cara de perro, con la grada ardiendo como un infierno turco, y en el campo patadas y más patadas para frenar al Real Madrid por lo criminal, ante un árbitro casero, "acojonao" y que no supo gestionar el vendaval de violencia atlética.  

No obstante, se nos puso el choque cómodo con el gol de Benzemá. Hasta ese momento parecía que  la tarde sería plácida para los madridistas. Fue una ilusión. Los merengues se confiaron en exceso, mientras el Atlético puso en marcha una presión endemoniada que nos pusieron contra las cuerdas.Eso, y las patadas: con la BBC anulada, un Di María que fue de más a menos, y un Modric sólo ante la selva de piernas colchoneras, era de esperar que el gol viniera del lado rojiblanco. Koke para los colchoneros fue el encargado de igualar el marcador con un tiro ajustadísimo al segundo palo tras deshacerse con facilidad de un desacertadísimo Coentrao, y contra el que nada pudo hacer Diego López.

Minutos más tarde el portero canterano del Madrid pudo resarcirse con otra de sus extraordinarias paradas cuando Diego Costa encaraba a puerta sólo, pero nada pudo hacer nuevamente ante el trallazo de Gabi para adelantar al Atlético en el marcador. 

Pobre Diego López. Está perdiendo la batalla contra la campaña mediática pro casillista. Y me parece muy injusto. A estas alturas ha demostrado ser un auténtico porterazo, mucho más trabajador, más humilde y entregado a su equipo que "el yerno de España". Con él bajo palos, la meta madridista ha vuelto a ser Zamora de la liga y  sin embrago tiene que luchar todos los días contra argumentos tan baladíes como que "Casillas tiene aura" y esos supuestos records de imbatibilidad que sólo han aparecido cuando el "yerno" se ha pasado una temporadita calentando el banquillo . Pero es que encima no tiene suerte: en los plácidos encuentros de Copa y Champions ahí sí estuvo Casillas para llenarse de laureles aunque  casi nunca le tirasen a puerta . En cambio en partidos a cara de perro y jugándose los cuartos en  Liga ante un Atlético aspirante a ganarla, el marrón se lo ha tenido que comer Diego.

Quien está haciendo bueno a sus críticos es Arbeloa, hoy horrible; superado constantemente hasta jugarse la expulsión. El partido cambió sin duda con los cambios; Marcelo y Carvajal volvieron a dar cancha por las bandas, e Isco devolvió el control del juego ante un desaparecido Di María.

Así llegó el gol del empate del de siempre: Cristiano Ronaldo, desaparecido hoy hasta que aparece y le cambia la cara al encuentro. Salimos vivos, líderes y un pasito menos que dar para cantar el alirón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario