jueves, 28 de noviembre de 2013

REAL MADRID 4 - GALATASARAY 1 : ARBELOA SACÓ SU FUSIL


Parece que el Real Madrid comienza a encontrarse. O mejor dicho, mejorando respecto a un Barça en declive, pero lejos de su mejor versión, y pese a todo, a años luz del fiable, rocoso y ogro de cualquier rival que fue en años pasados.

Un Madrid que empieza a ver su mejor juego con Ramos fuera del 11 titular. Que tu equipo juegue mejor con 10 y con el de Camas expulsado es para replantearse la situación. Parece que el birreinato Casillas-Ramos llega a su fin y con ellos el fin de las conjuras a las espaldas del entrenador de turno y los ultimatums al presidente. Ancelotti comienza a ganarse un respeto que, he de reconocer, al principio de temporada no tenía en él.

Quizás por ello, los mentideros habituales hayan caído en la cuenta que, con Iker y Ramos fuera, el siguiente en heredar el brazalete sea Cr7. Eso explicaría el por qué de esta precipitada campaña mediática para que le den el Balón de Oro, cuando hasta hace meses le increpaban hasta por usar gomina.  

Quién aprovechó para reivindicarse anoche fue el "apestado" Álvaro Arbeloa. La brutal campaña sufrida sólo por decir lo que piensa no ha hecho sino moldearlo, perfilarlo, endurecerle sin lograr su objetivo que era quebrarlo y acabar en un equipo menor fuera de España en el mercado de invierno. Hoy el "espartano" ejerce de auténtico capitán del Real Madrid y sin deberle nada a nadie; no como "los símbolos de España". Y como él antes Benzemá, el mal logrado Khedira e incluso Cristiano Ronaldo. Son ellos, los cuestionados, los silbados ; a los que no les han regaldo nada y todo, por poco que sea, se lo han gando en el campo, los que a la postre están siendo más útiles para el equipo.

Victoria fácil del Madrid anoche que encarrila su clasificación como primero de grupo ¿pero por cuanto tiempo?. Carlo aseguró hace poco que unas semifinales de Champions nunca son suficientes para el conjunto merengue ¿exceso de confianza o ganas de quedar bien con esos medios que no cesan en su eterna revancha contra José Mourinho? creo que más bien lo segundo. Yo me conformaba con llegar todos los años a semifinales de Champions. Sin duda ese era el verdadero camino a la Décima, no las antañas promesas de comienzo de temporada que se acababan ahogando en Octavos contra el equipo  de nivel UEFA de turno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario