viernes, 29 de junio de 2012

DE LAS LÁGRIMAS DE RONCERO A LA REIVINDICACIÓN VEDADA DE RAMOS


Ver a partir del munuto 3:00

Quienes conozcan a Roncero, saben que es un personajillo más de nuestra fauna periodística.
Tanto él, como otros como Manolete para el Atleti o Carazo para el Barça ofrecen una visión muy personalista y desenfadada del mundo del fútbol. Ellos encarnan esa imagen de forofo que muchos llevamos dentro, aunque desde una posición ingenua, inocente y  rayando lo cómico. Nada  que ver con las auténticas vívoras que pueblan nuestro mundo mediático deportivo, y por supuesto, tomarlos en serio dice más de nuestro propio juicio que lo que puedan decir estas personas. Sin embargo, en esta pieza en que Roncero rompe a llorar debido al hecho de haber sido acusado de desear más el éxito de Portugal que a su propia Selección por su condición de madridista, pese a no dejar de estar en la linea del personaje, surgiere en cambio un debate que ningún otro periodista ha tenido cojones de denunciar.Y no es otro que el uso interesado que se está haciendo de la Selección absoluta de fútbol para atacar y destruir al Real Madrid. 

 Desde que era niño,recuerdo haber vivido la Selección española como un momento de tregua entre aficionados de todos los colores, unidos para apoyar a los nuestros. Bajo esa camiseta no había jugadores de clubes y todos animábamos por igual a los Xavi, Echeberría, Guardiola, Raúl, Zubizarreta o Kiko. 

 Sin embargo, desde que el Barça sorprendiera al mundo con su triplete con un equipo formado prácticamente con canteranos, empezó a moverse toda una maquinaria propagandística que en mayor o menor medida todos los medios han ido aceptando y e interiorizando desde sus lineas editoriales, sus programas y sus emisoras de radio: la idea de un modelo y una filosofía de equipo formado por humildes canteranos que representaba el Barça, cuyo talento ayudaba a la Selección española a conseguir  unos objetivos que nunca en nuestra historia estuvimos ni siquiera un poco cerca de alcanzar. Y frente a ellos, el despreciable poder económico encarnado en el Real Madrid y su valedor, Florentino Pérez quien ni apostaba por la cantera, ni por jugadores españoles, ni aportaba con su juego al de la Selección. 

 Poco importaba que entre las filas madridistas se encontraran hasta cinco Internacionales con la Roja, de los cuales cuatro son hoy titulares indiscutibles. Tampoco el hecho de que desde aquel reconocido éxito culé, el Barça se haya parecido más al "tiránico" Real Madrid, tirando de cartera más que de su cantera. Se había creado un mito mediático en el que apoyar al Barça era  apoyar firmemente a la Selección, mientras que hacerlo a favor del Real Madrid era prácticamente despreciar el talento de España. 

 Esto se acentuó más aún con la llegada del "malvado" Mourinho. De una manera despreciable se ha identificado al Real Madrid como contrario a todos los valores que supuestamente representa la Selección (humildad, buen juego, unidad, buen rollo etc) y que según los medios, solo un club tiene derecho a reivindicarlos: El Barça. Así recientemente y con motivo del encuentro de semis ante Portugal, se ha buscado acusar injustamente al entorno madridista de apoyar más a la selección portuguesa que a España, solo por no querer sumarnos al absurdo aquelarre anti Cr7 que se ha planteado desde nuestros medios.

 Recientemente Ramos ha sido preguntado por las palabras de Roncero, quien ha sido sin duda la víctima de este auténtico SECUESTRO mediatico de la Selección española. Vejado y humillado varias veces hasta el punto de hacerle prometer públicamente que "no la iba a cagar" jugando con Piqué. Su respuesta a esta pregunta también venía con recado: "lo mismo que dijo Roncero, lo pensé yo ante Portugal".

Aquí no hay culés y madridistas. Aquí no hay gente que aporte más o menos al juego de la selección haber estado a las órdenes de Pep o de Mourinho. Aquí solo hay un equipo que es España, y todos se merecen el mismo respeto.Como ha venido siendo siempre. Como nunca tuvo que haber dejado de ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario