domingo, 18 de diciembre de 2011

J17 - SEVILLA 2 - REAL MADRID 6: LIDERES DE LA OTRA DIMENSIÓN

Primera crónica tras el breve parón del blog. Ya tenía ganas de escribir sobre fútbol, así que no me demoro más. El partido de ayer ante el Sevilla vino a ser, como desgraciadamente viene siendo habitualmente desde que somos incapaces de ganarle al Barça en Liga, el encuentro de la reconciliación con nuestro juego y con la confianza. Un partido que siempre repite las mismas pautas: mala imagen dando la sensación de equipo tocado tras el resbalón del clásico, pero con final glorioso (generalmente goleador) que ayuda a alentar el discurso de "no ha pasado nada""lo del clásico fue solo una excepcion""seguimos siendo cojonudos".



Viendo el choque de ayer me acordé del argumento de, no sé si era de un libro o de una película, donde el protagonista viajaba entre dos dimensiones paralelas en el que , mientras en una resultaba ser un hombre rico,poderoso e intocable, en otra en cambio resultaba ser un hombre mendicante y paria de la sociedad.

El Real Madrid visto anoche reproduce con exactitud dicho argumento. Donde en el Clásico dio la sensación de equipo acomplejado, incapaz de hacer valer su superioridad estando en mejor forma que el Barça, jugando en su propio estadio y ni siquiera yendo por delante del marcador; ayer en cambio los merengues parecían un poderoso gigante quitándose de encima de un manotazo un pequeño y molesto bichito obsesionado con picarle en medio de la cara.

Y así fue. El Madrid tuvo que haberse llevado una goleada anoche del Sanchez Pijuán, y sin embargo machacó a los palanganas casi sin despeinarse.
Los de Marcelino le echaron ganas, fuerzas, coraje, apoyados en una afición embravecida (y por momentos impresentable). Hasta echaron mano de las mejores tácticas de nuestro primerisimo rival, el Barça para hacernos morder el polvo (el tiki taka no, sino el de las "escenicas"). Sin embargo lo que se encontraron fue a Casillas en la portería, y tres balones dentro de la red de Vargas.

El gran culpable de la desesperación sevillista fue un Di María, uno de los hombres pobres de la dimensión "Clásico", que sin embargo en esta otra resulta ser un crack mundial. El "fideo" con su fútbol eléctrico y su visión de juego sirvió en bandeja dos de los 3 goles que acabaran con las esperanzas sevillistas en la primera parte, se marcó un tango en la segunda, y hasta marcó un golazo.

El otro protagonista de la velada fue Cristiano Ronaldo autor de 3 de los seis goles, en cuya realidad alternativa resulta ser mordiente, desequilibrador y goleador letal; mientras que en otro universo, es un hombre triste,perdido y mendicante. Mourinho probó con él de media punta, y la verdad es que su juego mejoró bastante. Desde luego mucho mejor que relegarle a la banda donde siempre le espera el banderin del corner y 3 defensas casi igual de estáticos. En cambio, como rondador de area, Ronaldo se volvió inpredecible para los zagueros rivales.Ni siquiera a la hora de chutar desde "cuntis" donde antaño al verle recortar desde la banda al centrol, uno ya sabía de sobra lo que iba a hacer, y donde iba a acabar aquel balón.

Luego están los que son los mismos personajes (para bien o para mal) hablemos del universo paralelo que hablemos. Benzemá continua siendo igual de pedazo de crack tanto en su realidad "clasiquil" como en esta otra en la que equipos como el Sevilla apenas atenazan al gigante. Quizás porque su mente no hace distinción entre escudos, colores y estadisticas del rival. En su mente solo se proyectan jugadas, pases, espacios y huecos por donde colarse entre defensas , ya sean el Sevilla, el Levante o el Barça.

O Pepe, que sigue siendo igual de desesperante en esta, en la otra y en todas las realidades existentes. Pase lo de su primera amarilla, contra un rival que de otra manera, se habría ido solo en direccion a Casillas. Pero su segunda amarilla, soltando el brazo ante un balón que tenía más que controlado, es para arrojarlo al agujero más negro del universo que sea.

Y por último está Marcelo, quien más que intercambiar realidades, últimamente parece haber sido sustituido por su "yo" del pasado, cuando solo sabía hacer faltas cuando llegaba tarde a cortar un balón, y ni defendía ni atacaba.

Estas son las dos Realidades del Real Madrid. En la que pudimos ver ayer, somos líderes, si. Pero los títulos se ganan en la otra; en la de los Clásicos. Ahí es donde tenemos que ser gigantes y líderes. En esta otra Realidad, ser lider y aplastar al Sevilla es solo un autoengaño.

MVP:

Di María: soberbio. Él solo se merendó al Sevilla con sus pases, sus regates y su gran visión de juego. El resto (los goles) lo dejó para los demás. Si fuera asi de desequilibrante contra el Barça, la cosa cambiaría bastante.

DESTACADO:

Casillas, CR7: Llevabamos tiempo sin ver una buena (o ninguna) parada suya, incluso empezaba a mostrar síntomas de "raulismo". Sin embargo, el de Móstoles volvió a aparecer anoche para salvarnos de un varapalo casi cantado. Tres cuartos de lo mismo para Cristiano, quien solo se arruga con el Barça cual Superman con la criptonita. Sus dos goles acribillaron al Sevilla.

MAL DIA:

Pepe: Ya estoy bastante harto de las pepadas. Ya se hace dificil defenderle ante la horda de yihadistas antimadridistas que utilizan su juego al limite para justificar su odio cavernario, paleto y borreguil hacia el Real Madrid. Ver como le explusan no habiendo transcurrido ni la primera parte por doble amarilla y de la manera más absurda es ya para darle de comer aparte.

ACTA ARBITRAL:

1º La actitud nuevamente lamentable del público sevillista.¿Por qué pagan su odio con Ramos y en cambio aplauden a Alves?. Así de absurdo es el antimadridismo
2º No es por defender a Pepe, pero su segunda amarilla me recuerda a aquella que tuvo que ver Messi en el Clásico con mucha más razón. Basta ya de tanto doble rasero
arbitral.
3º Lamentable el teatro de los jugadores sevillistas, y en especial de Negredo. Teatro y
victimismo. Otra lección del Barça bien aprendida por otros equipos.


5 comentarios:

  1. Bienvenido de nuevo. Quizás tengas razón con lo de las dos dimensiones, los dos mundos. Pero yo creo que más temprano que tarde, estas dos dimensiones se unirán en un punto y nosotros estaremos allí para contarlo.

    ResponderEliminar
  2. Hombreeeeeeeeeeeeee, ya está bien, ¿donde andabas? Bien hallado de nuevo.

    Estoy de acuerdo con la idea general del artículo, discrepo en lo de Pepe. La segunda tarjeta fue una bufonada del árbitro. Sólo pretendió y consiguió conservar su posición. Negredo hizo de Alves y, dado que el "asesino" (vergonzante la actitud del público) ya está clasificado, pues nada a la calle.

    Digo lo mismo que la famosa expulsión con Alves de Champions, veremos jugadas como ésta a docenas y ninguna, repito, ninguna se saldará con este resultado.

    Respecto a las dos dimensiones, que en efecto existen en la realidad, espero que más pronto que tarde, como dice Damokles, se unan y volvamos a sonreir. De lo contrario nos seguiremos conformando con la pedrea.

    Un saludo de Todo Real Madrid.

    ResponderEliminar
  3. Así es. Ya tenía ganitas de retomar el blog tras un par de meses ausente. Tranquilo, el conflicto dimensional se acabará cuando realmente nos creamos que podemos ganarle al Barça...y les ganemos. Arrebatarles la Copa parece ser, no fue suficiente.

    ResponderEliminar
  4. Esto, lo que hace el Real Madrid es impresionante. Juega a otra velocidad, de verdad lo digo.

    Saludos desde La Escuadra de Mago

    ResponderEliminar