domingo, 18 de septiembre de 2011

J4 - LEVANTE 1 - REAL MADRID 0: POR AQUÍ SE VAN LAS LIGAS

Tal y como ocurriera la temporada pasada, el Real Madrid vuelve a dejarse los puntos ante un rival modesto. Y nuevamente, el culpable de la derrota es la total ausencia de actitud del equipo. Ese pensar "ya meteremos uno" en lugar de correr a meterlo desde el minuto 1, y solo tomarse en serio los encuentros "a priori" más complicados acabó truncando nuestras posibilidades de competirle la liga al Barça, entregándoles el trofeo en bandeja casi en Enero. Hoy, nuevamente hemos "regalado" el liderato en un encuentro que tuvo que ser un mero trámite.

video

Sé que esto está empezando, y por tanto tampoco deberíamos pedirle más al equipo. ¿O tal vez si? Porque en esta ocasión no se trata de un proyecto nuevo fruto de la improvisación, y formado por retales de otros proyectos igual de fracasados en el pasado. Esta vez, hablamos de un equipo que tras haber convivido un año jugando juntos, hoy debería dar la sensación de conjunto rodado y lanzado a por la Liga. Así lo parecía en la Supercopa y en el primer partido de liga. ¿Que pasó desde entonces? ¿como hemos llegado a este horrible Real Madrid desprovisto de actitud de esta noche? Lo único cierto es que deberíamos estar viendo a otro conjunto blanco en lugar de esta repetición de años anteriores cual día de la Marmota.

Comenzó mandado los de Mourinho, aunque sin intensidad y con la sensación de andar con una marcha menos. Kaká tuvo el primer tanteo a puerta con un remate "al muñeco" sobre la portería rival. El brasileño que por cierto, ya es extra oficialmente retirado para el fútbol en activo.

Más tarde, Benzemá tuvo otra clara ocasión que desaprovechó fortuitamente. El francés que incomprensiblemente vería sus sustitución por un Cristiano que adoleció durante todo el encuentro, aquella entrada que le propinó Lako en Champions. Personalmente no entendí este cambio de Mourinho.

La polémica vino con una absurda tangana provocada por Di María que acabó costándole la 2ª amarilla a Khedira- y su consecuente expulsión -. El argentino recibe una clara entrada por detrás que, al no ver sanción, decide tomarse la justicia por su mano. Posteriormente, simula una agresión en la cara, lo que lleva a ambos conjuntos a encararse mutuamente - justamente lo que llevamos criticándole al Barça en los últimos clásicos, pero sin correr a la zona mixta a declarar que "el contrario es una vergüenza para el fútbol" -. En un lance, el germano-tunecino empuja a Ballesteros quien, tirando de pillería, increpa a Di María aparentando querer ayudarle a levantarle. Khedira por supuesto, cae en la trampa. La niñería del jugador argentino nos cuesta un expulsado - bravo, Di María! -.

A la ausencia de intensidad de los blancos, ahora se le sumaba el jugar con uno menos, y dio alas a las contras levantinas. Con Cristiano lesionado en el campo (insisto, no entendí este cambio) y un desafortunadísimo Higuaín - a años luz de su mejor forma - era como jugar 11 contra 8. El resultado fue un nefasto Real Madrid a merced del partido que le interesara imponer a los rivales (esto es, marcar su golito y a defender como gatos). Y el "golito" levantino llegó obra de Koné, en una contra en la que hasta Casillas parecía darle pereza parar.

Finalmente, derrota de los nuestros en un partido realmente nefasto de los de Mourinho. Hemos pasado de ser lideres, a hundirnos en el 7º puesto de la tabla. Pese a todo, y con permiso de Valencia y Betis, seguimos dependiendo de nosotros mismos, y la Liga está empezando.Pero estos encuentros son para ganarlos, no para dejarse en ellos unos puntos que nuestro rival, el Barça, nunca regala.

MAL DIA

REAL MADRID: francamente He estado dándole vueltas pensando en a quien salvaba de horrible partido desde que el árbitro pitó el final.. Todavía sigo pensando.

3 comentarios: