viernes, 26 de agosto de 2011

MOURINHO SI, MOURINHO NO (II parte):¿POR QUÉ PRESCINDIR DE MOU?

En la entrada de ayer discutimos las razones por las que el madridismo apoya y debería seguir apoyando a su mister, José Mourinho y que podéis leer en el siguiente enlace. Hablamos de los cambios positivos a la hora de diseñar y dirigir el proyecto, en la mentalidad del equipo, y el salto de calidad y competitividad que ha experimentado el conjunto merengue, desde que el portugués recalara en el banquillo . Así mismo valoramos positivamente el hecho de que por fin podamos contar con un mister con el suficiente peso como para ver continuar un proyecto más allá de su primer año, cosa que no conocíamos casi desde la etapa del "Marques" Vicente Del Bosque (Schuster pese a continuar en su 2º año, duró bastante poco).

Sin embargo, junto a estos buenos argumentos para seguir apoyando a Mou, comienzan a aparecer otros igual de razonables para pedir su destitución y continuar con su trabajo bajo las ordenes de otro técnico, o por desgracia, reconocer otro fracaso y empezar de nuevo de 0.

Sea como fuere, hoy intentaremos responder a la siguiente pregunta:


¿POR QUE PRESCINDIR DE MOU?




El Real Madrid siempre ha estado en boca de sus detractores y en la diana de los medios. Podemos incluso decir que "dar palos" constantemente al Real Madrid era considerado por muchos casi como si de un derecho constitucional se tratase. Cierto es también que a medida que el Barça se ha ido convirtiendo en un monstruo casi insuperable, su discurso ya no anti-madridista, sino de pura xenofobia madridista se ha expandido con ellos a multitud de medios, aficiones, colectivos etc...no solo de España sino del mundo (gracias a la Globalización), quienes finalmente han acabado (mal) entendendiendo que hablar bien del Barça, supone crucificar al Real Madrid.

Sin embargo nunca ha habido tanta beligerancia hacia los blancos como en estos momentos, ya no solo de medios sino de casi la totalidad. Y todos señalan a un mismo responsable, José Mourinho. Su fama de marrullero y provocador que ya arrastraba de sus anteriores equipos nos ha acabado salpicando en el momento que cruzó la sala de prensa merengue para ser presentado.Y ya de blanco tampoco ha decepcionado.

Sus insinuaciones más o menos veladas, sus constantes quejas a los árbitros, al calendario, sus puntuales críticas a compañeros de porfesión, gestos despectivos etc...hayan sido con razón o sin razón, han sumido al Real Madrid en una presión constante hasta el punto de convertirlo en una olla, a la que solo le falta subir apenas unos grados de temperatura para acabar estallando.

Los medios, al igual que rivales ya sean puntuales como el Sporting, o eternos como el Barça conocedores de esta su manera de ser, le han buscado precisamente para utilizarlo y explotarlo en su beneficio. Y como consecuencia se suma más leña y más temperatura.

El reciente dedazo a Tito Vilanova tras la supercopa, aunque sea fruto del calor de la tangana como lo fuera la bofetada de Villa a Özil, no ha hecho sino deteriorar aún más nuestra imagen ante el mundo y ya hay unos cuantos, no necesariamente antimadridistas (como por ejemplo Morientes) que empiezan a decir "basta". Incluso dentro del aficionado merengue, pese a ser una minoría, también ha comenzado a surgir un cierto "rumrum" alrededor de Mou, cansados de tanto desgaste...

...Y tanto desgaste ¿para qué? ¿a donde nos está llevando todo esto? los resultados de momento no nos están acompañando. Es cierto que hemos mejorado en calidad y competitividad, que hemos alcanzado unas semis de Champions tras casi una década cayendo en 8º, que nos hemos alzado con una Copa del Rey casi 20 años después... pero también es cierto que no habíamos fichado a Mou para ganar la copa precisamente, ni para dejar "buenas sensaciones". Vino para hacer algo grande con el Real Madrid: conseguir "la Decima", ganar la Liga y cambiar la hegemonía futbolística en favor de los merengues.

Comparto la opinión de que es injusto criticar a Mou por no haber conseguido títulos importantes habiendo estado solo un año en el Madrid, y que el salto de calidad del equipo de un año a otro visto en la Supercopa ha sido espectacular.Pero la sensación de algunos tras aquella eliminatoria es que a pesar de todo, con el equipo mucho más rodado y enchufado que su rival, no han podido ganarle a un Barça a medio gas. La pregunta por tanto es ¿vale la pena el precio que estamos pagando en cuanto a presión y desgaste de imagen por mantener a Mourinho en el cargo?

Para aquellos, sus detractores más racionales (no la panda de borregos que no distinguen entre antimourinhismo de antimadridismo), verían compensada la actual escasez de títulos con el actual nivel de trabajo, sacrificio y esfuerzo por seguir mejorando a la espera de dar con el bloque perfecto, si Mou no fuera tan incendiario, tan provocador, tan polémico... pero quizás entonces le estemos pidiendo a Mourinho que no sea Mourinho.

No obstante, actualmente la realidad es que la mayor parte del madridismo apoya a Mou diga o haga lo que sea. Unos porque al margen de su manera de ser,creen que está haciendo un buen trabajo con el equipo, y que al menos deportivamente está haciendo lo correcto (en el que yo me incluyo) .

Pero mucho me temo que la mayoría consienten las formas del de Setubal y la consecuente presión y desgaste que soporta el Club, con la esperanza que todo ello quedará compensado con una inmediata gloriosa temporada llena de títulos y prestigio. Mi pregunta por tanto es ¿que pasará con todo ese apoyo si - ya no hablo de ganar un título - este año tampoco se cumplen las expectativas?

Con esta entrada y la anterior podemos hacernos una idea sobre aquello que Mourinho aporta al Real Madrid, y aquello que nos está costando mantenerlo en el cargo. Próximamente y concluyendo esta triple entrada, hablaremos de como sería el Real Madrid a día de hoy de no haber fichado nunca al técnico portugués, en la que, en mi opinión, será la reflexión más interesante y esclarecedora.

3 comentarios: