lunes, 10 de enero de 2011

J18 - REAL MADRID 4 - VILLARREAL 2: REMONTADA COMO LAS DE ANTES



Lo vivido anoche es ya un clásico. Un clásico que comenzó allá por el 2006 con la segunda venida de Fabio Capello, y que se ha venido repitiendo año tras año hasta nuestros dias. En dos ocasiones nos valió para ganar sendas ligas; en otras dos para acabar retratados. Hay quién vibra cada vez que ocurre, y lo señala como la autentica magia del Real Madrid; hay quien en cambio queda horrorizado; y hay quien vibra horrorizado al vivir, como ya he dicho, un ya clásico merengue: La remontada.

El escenario es siempre la Liga española; generalmente en el Santiago Bernabeu. Y el patrón es siempre el mismo: un Madrid que no acaba de cuajar un estilo de juego, pero que conserva una enorme pegada. Un rival voluntarioso bien consolidado que acaba retratando nuestras carencias. Un resultado adverso (entre uno o dos goles), que no hace temer lo peor durante gran parte del encuentro...hasta que varios zarpazos de los blancos en un par de momentos locos del encuentro, dan la vuelta al resultado, convirtiendo el estadio de Concha Espina en una olla enfervorizada, y dejando al rival con cara de circunstancias preguntandose ¿como es posible que habiendo hecho el partido de su vida, y yendo en todo momento por delante del marcador, se les haya escapado el encuentro?

Sustituyan la palabra "rival" por "Villarreal" y ya tenemos la crónica del partido de anoche. La buena noticia es que en esta ocasión, las remontadas se producen porque hay un buen entrenador en el banquillo: con valentia para cambiar las piezas al descanso si estas no funcionan, en vez de esperar "protocolario" minuto 75 para no quedar mal con sus jugadores. Y con la habilidad suficiente para cambiar el esquema táctico del equipo según las circunstancias, en vez de quedarse rezando para que sus estrellas resuelvan el entuerto mientras siente como cada vez le aprieta más la corbata.

La mala noticia es que nuevamente hemos podido ver como a este equipo se le anula con tres toques; se le crea peligro con demasiada facilidad, hasta el punto de depender de como tengan el dia los centrales; y que los blancos continúan sufriendo en exceso cuando tienen en frente un equipo que si tiene las ideas claras.

Anoche el Villarreal parecía el Barça, tocándola y haciendo un maravilloso ejercicio de desmarques, pases al hueco y posición en el campo, ante un Real Madrid que solo podía rezar para que uno de los amarillos errara en el pase o se estrellara contra el muro formado por Albiol y Carvalho para recuperar el balón. Incluso el primer y temprano gol de los chicos de Juan Carlos Garrido nos hizo recordar como empezó aquella fatídica noche en el Camp Nou.

Un zarpazo de los merengues obra de Cristiano Ronaldo, apenas transcurrido unos minutos, nos dio un poco de respiro y capacidad de enmienda. Pero cuando el Villarreal nos hizo el segundo, muchos nos temimos lo peor.

Fue entonces cuando Mourinho mandó calentar a Khedira, al ver que el despropósito en el centro del campo tenía nombre propio: Lass Diarrá.

Y es que no niego que el jugador francés pelee y se deje la piel corriendo. Pero no recupera una, se dedica a correr por el campo como pollo sin cabeza y no guarda lineas con el otro pivote. En mi opinión, se trata de un jugador bastante sobrevalorado.

Parecía que nos ibamos a ir al descanso con el varapalo del 1-2, cuando Xabi en una falta bien botada asiste para que Cr7 haga el segundo de los merengues. Un 2-2 que nos daba un respiro para la segunda parte.

En la reanudación se cambiaron las tornas. Con Khedira por Lass en el campo, se recupero algo (que no toda) la coherencia en la mediana, y el Real Madrid pasó de ser el dominado, al dominador. Sin embargo no era suficiente. Nos faltaba polvora arriba, y el Villarreal ya había regalado la posesión del balón. Fue entonces cuando el técnico luso decidio quitar un defensa para meter un delantero más: Kaká.

Y le salio bien. Kaká dio más fuego al ataque blanco. Un preciso centro suyo desde la banda dio pie para que Cristiano hiciera el 3º madridista. Y minutos mas tarde es el propio mediapunta brasileño el que hizo el definitivo 4-2 demostrando que además tiene llegada a gol. Decirq ue me encantó ver al Kaká de estos 20 minutos; y si es capaz de jugar asi pero en un encuentro entero no me cabe duda que sin duda será un valiosísimo refuerzo de invierno.

Sufrida victoria final de un Real Madrid que vio pender de un hilo los 3 puntos, el record de victorias en casa y el de Mourinho en 10 años de imbatibilidad. Hay material para hacer un equipo campeón, pero aún queda mucho trabajo por hacer.

MVP:

RONALDO: de nuevo la bestia portuguesa al rescate. Su hat-trick de anoche nos salvó de una derrota casi segura.


EN ASCENSO:


KAKÁ: acaba de regresar de una larga lesión, pero los pocos minutos que ha disputado los ha rentabilizado bastante. Esperemos que ahora si, veamos al gran Kaka.



MAL DIA:


LASS: desde luego no fue su dia. Y es que el chaval corre, se deja la piel, pero no recupera un balón, y si manía de correr tras todo lo que tenga un balón sin inteligencia y sin guardar lineas deja a nuestro centro del campo vendido.



5 comentarios:

  1. Vaya pedazo de partido (por parte de los dos equipos) y vaya pedazo de crónica. Como siempre. Felicidades máquina!!
    Saludos desde La Escuadra de Mago

    ResponderEliminar
  2. Creo que hay una cuantas diferencias con respecto al partido contra el Barcelona:

    1) Casillas no hundio la moral del equipo comiendose un segundo gol (el segundo gol de Barcelona era mas que evitable).

    2) El arbitro no denego el gol (en el caso de Barcelona, el penalty) que puso al Madrid de nuevo en el partido

    3) El arbitro no termino de hundir al Madrid concediendo al Villareal un tercer gol en fuera de juego. En Barelona lo hizo y los jugadores se quedaron groggy.

    4) Al Villareal se le acabo la gasolina a los 45 minutos. Y es que la intensidad fisica que requiere el tiki-taka no es humanamenete posible. Al menos, no a base de agua mineral.

    ResponderEliminar
  3. @ JFM

    Bueno, mi intencion tampoco era comparar este encuentro con el partido del Barça. Solo reseñar como el Madrid sufre con equipos bien plantados tácticamente y con toque. Y que es algo en lo que tenemos que empezar a trabajar.

    Por lo demás, estoy totalemente deacuerdo contigo: parte de la culpa de la debacle de aquel dia vino dado por una serie de despropositos, tanto de los jugadores como de las circunstancias.

    ResponderEliminar
  4. @The Idol

    Es que muchos comparan al Villarel con el Barcelona y ademas apuntan a que ambos dominaron el centro del campo (en el caso del Villareal solo en la primera mitad).

    ResponderEliminar
  5. @ JFM

    Si, dominaron el centro del campo...hasta que quitamos a Lass Diarra. A partir de entonces las cosas cambiaron bastante. Pero la cuestion no es si el Villarreal juega o no como el Barça. La cuestion esta en lo facil que resulta para los rivales anularnos con tres pases. A veces me desespero viendo al equipo incapaz de recuperar un balón, a espera de que los rivales se estrellen contra los centrales o yerren en algun pase.

    Una imagen que se me quedó clavada fue en un momento del partido en que resvaló uno del Villarreal y acabó en el suelo con el balón entre los pies. A por él fueron tres jugadores del real Madrid y ¡ninguno fue capaz de arrebatarle el balon!, quien acabo levantandose y yendose de los 3 con el balon controlado...Simplemente increible. Esto hay que trabajarlo ¡YA!

    ResponderEliminar